Recipiente Vacío. Anulación del objeto.

Retomando el camino de la síntesis pictórica de nuestras obras, de la neutralización de sus cualidades coloristas, pasamos a la anulación de su volumen. El objeto totalmente sublimado, incorpóreo, se transforma en esquema, en concepto.

Para ello hemos elegido la obra “recipiente vacío” por su fusión de perspectiva e iconografía.

El resultado nos hace , de antemano, meditar sobre el concepto. Ya no existe la previa admiración por los objetos en sí mismos, ni los sentimientos ligados a su encuentro y tratamiento. Sólo metafísica.¿Se puede trascender el objeto mediante el objeto? Nos preguntamos si es suficiente este proceso para desdibujar su presencia y convertirlo en algo superior que por carecer de sentido útil pasa a ser instrumento de conciencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s